EducarEcuador: "Este portal puede ser un aliado clave de la educación ecuatoriana"

Quito, 16 enero 2003. 
(Entrevista realizada por periodistas de EducarChile, el portal chileno, contratado en 2002 por el gobierno de Gustavo Noboa para organizar el portal ecuatoriano)





 

Nueva ministra de Educación analiza los desafíos de EducarEcuador


Convencida de que las Nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación (NTICs) pueden ser un aliado de su gestión, la nueva Ministra de Educación ecuatoriana, Rosa María Torres, tiene claros los desafíos de la actual educación de su país. En ese contexto analiza el aporte del recientemente creado portal EducarEcuador con una apuesta clara: potenciar a través de internet un trabajo intercultural que re-encante los aprendizajes.


-¿Cómo pueden aportar las TICs a los desafíos de la educación en Ecuador?
-La TICs, y en concreto el portal EducarEcuador,  pueden ser importantes; depende de cómo lo manejemos. Puede ser un cementerio que no visite nadie o un lugar vivo, nacional, abierto. Tendremos que darle un carácter propio al portal; pasar del portal estándar a uno arraigado en nuestras necesidades y realidades.

-¿Cómo ve usted un portal ecuatoriano?

- Un portal donde tiene que haber lenguas indígenas. Un portal intercultural es un gran desafío para muchos países de América Latina. En el Ecuador hay 14 lenguas indígenas.  Debemos hacer del multilingüismo y la interculturalidad un hecho, ya no solo una declaración.

-¿Qué medidas piensa tomar en ese plano?
-Hay que desarrollar una cultura de incorporación de la diversidad, al tiempo que un mayor y mejor uso de las herramientas tecnológicas. Pero además incentivar el gusto por aprender, que en este país se ha perdido. Esto empieza por los jóvenes y los niños, pero también pasa por los maestros, los profesionales, los investigadores... La gente necesita aprender cosas relevantes para su vida, no sólo manejar datos, fechas, lo típico de nuestra educación.

-¿El portal puede ser un aliado en ese sentido?
-El portal puede ayudar a desarrollar algunas de esas cosas fundamentales como son aprender a aprender y recuperar el gusto por aprender. Pero no debemos darnos por satisfechos diciendo "ahí está el portal, úsenlo". Esto exige políticas activas. Hay que movilizar a la sociedad, ojalá con ayuda de los medios de comunicación, para que el portal sirva a todos los ecuatorianos.

-¿Será ésta una prioridad de su gestión?
-Mi prioridad es trabajar tanto desde el lado de la oferta como de la demanda. Mi objetivo no es promover las TICs; es lograr objetivos educacionales, con ayuda de las TICs. Les habla alguien que es fan de la tecnología...

-Con un sitio web y todo...
Sí, tengo un sitio web personal, Fronesis. Modero varias comunidades y grupos virtuales a nivel nacional e internacional. Como dijo el ministro Cordero en la presentación del portal: "Esta es una ministra que hace uso cotidiano de estas tecnologías". De manera que a mí nadie me tiene que convencer de su importancia. Por el contrario, soy una persona que ya tiene una reflexión crítica respecto de los falsos espejismos que puede generar la tecnología. En los ambientes más tradicionales y reacios a la incorporación de nuevas tecnologías me toca promover las TICs, pero a los fanáticos de la tecnología me toca pararles y decirles: la gente sigue siendo lo más importante.

-¿Los profesores sienten que las TIC son una amenaza?
-Hace cinco años los profesores les tenían terror a las TICs, eran una amenaza que los podía desplazar. En los últimos años se ha dado un cambio. La Unión Nacional de Educadores (el equivalente al Colegio de Profesores chileno) propone que en cuatro años todas las escuelas del Ecuador tengan aula informática. El sindicato viene desarrollando una iniciativa llamada Navegar.com. El magisterio está abierto y sabe que no entrar a las TICs es quedarse atrás. Acá las batallas son de otra naturaleza.

-¿De qué van esas batallas?
-La educación en el Ecuador tiene una situación de las más complicadas de América Latina. Enfrentamos diversidades regionales, culturales, étnicas, lingüísticas, y tenemos los problemas clásicos de deserción, repetición, baja calidad, pobres rendimientos escolares.


-¿Cómo ve hoy la calidad de la educación en el Ecuador?

-Tenemos un sistema muy atrasado tanto a nivel administrativo como curricular y pedagógico. La cultura escolar, la cultura educativa, es poco analizada y debatida en el país. Parte de mi tarea autoasignada durante muchos años en este país ha sido crear conciencia, generar información y debate públicos sobre la educación, que no es tema de reflexión y análisis permanente, ni siquiera entre los especialistas.

-¿Cómo piensa abordar esos desafíos?

- Hay que dar un vuelco, trabajar con la gente. Ha habido una concentración de las políticas en la oferta: capacitación docente, textos escolares, infraestructura. Todo eso es importante. Sin embargo, hay que trabajar desde el otro lado: generar información pública, participación ciudadana, conciencia, reflexión, debate ... La ciudadanía tiene que comprender la educación, no sólo los problemas de la educación sino la educación como problema.

-¿Las TICs pueden ser un gran aliado en esta tarea?

- Hay que tener claridad sobre la complejidad de estas decisiones. Por ejemplo: lo típico es comprar computadores sin tener en cuenta los pasos siguientes. Computadora va con currículo, pedagogía, capacitación, adecuación, mantenimiento, seguridad. Las experiencias fallidas son incontables en América Latina. Hay que pensar en el conjunto, desde el Estado hasta el maestro y en cada escuela. No son decisiones simples, ni sólo económicas.

-¿Está optimista respecto al momento que vive Ecuador?

-Me siento esperanzada. Tenemos que hacer una introducción inteligente de la tecnología. Debemos garantizar no sólo los recursos financieros, por supuesto esenciales, sino la comprensión de lo que estamos haciendo. El portal puede ser una herramienta para desarrollar un sistema de gestión transparente, de información pública y de empezar a entender la comunicación como lo que es, en su doble sentido: no sólo hacer boletines de prensa, sino recoger la información, los pedidos, las opiniones de la gente... EducarEcuador abre una ventana hacia el mundo.  Estoy encantada de recibir una herramienta ya armada durante la gestión del ministro Juan Cordero, en la que participé como asesora suya. Ahora toca desarrollarla y usarla. Estoy segura que el Ecuador va a poder aportar a otros procesos.

-¿En temas interculturales por ejemplo?
- Es un aporte que podríamos hacer a nivel latinoamericano. Tenemos que asumir nuestra diversidad y ver formas concretas de trabajar con nuestras diferencias culturales y lingüisticas. 


-A nivel indígena ¿asustan las nuevas tecnologías?
- No se las acaba de comprender, no sólo en el medio indígena sino en la sociedad ecuatoriana en general. 


-¿Se ha pensado en la construcción de infocentros comunitarios para las comunidades indígenas por ejemplo?

- Soy una convencida del aprendizaje comunitario. Hace tiempo vengo planteando y trabajando con la noción de "comunidad de aprendizaje". Es la comunidad entera la que tiene que aprender, no sólo los niños, los adultos, sino toda la comunidad. Soy una convencida del aprendizaje grupal, del aprendizaje intergeneracional. Para todo esto las TICs son una herramienta poderosa. Lo potente es construir espacios integrados donde confluyan estas cuatro cosas que nuestro ministerio dice que es: educación, cultura, deportes y recreación. Las TICs pueden ser un factor que las hilvana.


Artículos relacionados en este blog
Ecuador: 4 años de "revolución educativa"

Cultura ciudadana: ¿qué clase de educación necesita Quito?
Sólo OTRA educación cambia al Ecuador
Nuevo Bachillerato Ecuatoriano: un tiro al aire
No hay revolución educativa sin revolución docente y sin diálogo social
Por qué voté en blanco por el Plan Decenal de Educación en la Consulta Popular de 2006 convocada por el gobierno de Alfredo Palacio
La educación en el gobierno de Rafael Correa (compilación)

No hay revolución educativa sin revolución docente y sin diálogo social



Rosa María Torres
Publicado en Revista Vanguardia, Quito, 27 octubre 2009

“El gobierno y la UNE hacen las paces” titulaba un diario capitalino (8 octubre 2009) al día siguiente de la reunión en el Palacio de Gobierno entre dirigentes del magisterio y el Vicepresidente de la República, Lenin Moreno, como culminación de la “toma de Quito” organizada por la Unión Nacional de Educadores (UNE).

Marcha y reunión marcaron el fin del paro nacional que duró 23 días, precedido de varios meses de guerra abierta entre el gobierno de Rafael Correa y sus exaliados UNE y Movimiento Popular Democrático (MPD).

Las palabras diálogos y acuerdos copaban los diarios desde el 5 de octubre, día de la reunión entre la dirigencia indígena y el Presidente Correa a raíz de la movilización nacional de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador Indígenas (CONAIE) y los enfrentamientos que dejaron varios heridos y un muerto. No obstante, el alivio nacional creado por diálogos y acuerdos duró poco. Correa continuó fustigando a indígenas y a maestros.

Ambos acuerdos, con indígenas y con maestros, incluyeron seis puntos, apenas puntos para seguir el diálogo. En el caso del magisterio los temas fueron escalafón, carrera, jubilación y evaluación, así como la nueva Ley de Educación. Como concluía el Vicepresidente, la lectura del acuerdo dejó claro que “Nos hubiéramos ahorrado estos incidentes si hubiésemos tenido un diálogo fluido (...) Espero que nunca más se someta al magisterio al escarnio”.

El acuerdo gobierno-UNE fue muy pobre, ratificando el carácter gremial y reivindicativo de las protestas y propuestas de la UNE. Después de dar guerra a la evaluación docente, denunciándola como ilegal e inconstitucional, la UNE terminó aceptándola, contentándose con alguna benevolencia frente a los castigos anunciados y con la posibilidad de opinar en torno a leyes cuyas reformas comprometen cuestiones gremiales. Por su lado, el gobierno logró imponer no solo como innegociables sino como indiscutibles asuntos como la (muy discutible) evaluación docente y su (también discutible) vinculación con la mejoría de la calidad de la educación. “La evaluación va, porque va” repitió Correa, posiblemente ignorando que la “evaluación del desempeño docente” y el “pago por mérito” son viejas banderas del Banco Mundial, parte de su receta para la reforma educativa en los “países en desarrollo”.

La ausencia de debate y la chatura de los acuerdos obliga a ubicarse en una perspectiva superadora. Así como el agua y los recursos naturales son asunto no solo de los indígenas sino de todos, la educación también es asunto de todos y también asunto de vida o muerte. Es necesario afianzar y al mismo tiempo abrir el debate sobre la educación más allá del magisterio y el gobierno, involucrando a toda la sociedad. 

Sería miope, una vez más, ver el fin del paro solo como el retorno a la normalidad en las aulas. Es preciso aprovechar el momento y las lecciones que deja este largo conflicto para rectificar y aceptar de una buena vez que el cambio educativo no puede hacerse desde arriba, en base a leyes y decretos, sin participación social y sobre todo de espaldas a los docentes. La reforma educativa tradicional – vertical, autoritaria, tecnocrática, "experta" - ha fracasado en todo el mundo.

No es posible “revolución ciudadana sin “revolución educativa” y ésta sin “revolución docente”. No hay infraestructura ni computadoras ni pizarras digitales que compitan con un buen docente. Esto va mucho más allá de mejoras salariales, de esporádicos cursos de capacitación, o de las trilladas fórmulas de "evaluación de desempeño" y "pago por mérito". Implica repensar la profesión y el rol docentes; invertir fuertemente en aprendizaje docente antes y durante el ejercicio de la profesión, y a través de múltiples vías; selección, motivación y preparación rigurosas de los aspirantes al magisterio; y, como sustento de todo esto, construir condiciones para volver a hacer de la docencia una opción atractiva y estimulante, antes que la profesión devaluada, crecientemente compleja, ingrata y acosada que es en la actualidad.

* Para un seguimiento detallado del proceso y el conflicto en torno a la evaluación docente ver el blog Ecuador: La batalla por la evaluación docente.

Artículos relacionados en este blog
Rosa María Torres, Monólogo 
Rosa María Torres, El currículo propone y el profesor dispone
Rosa María Torres, Sobre educadores, buenos educadores y profesionalización
Rosa María Torres, Por qué voté en blanco por el Plan Decenal de Educación en la Consulta Popular de 2006 convocada por el gobierno de Alfredo Palacio




I Encuentro Internacional Monseñor Leonidas Proaño

Rosa María Torres

Riobamba-Ecuador (20-24 octubre 2010)


Blog oficial del Encuentro

"Mi universidad ha sido el pueblo y mis mejores maestros los pobres en general y particularmente los indígenas del Ecuador".
Monseñor Leonidas Proaño

"La Pedagogía del Oprimido deja de ser del oprimido y pasa a ser la pedagogía de los hombres en proceso de permanente liberación".
Paulo Freire

"La función de la educación es reproducir el sistema.
La Educación Liberadora es una lucha, una lucha permanente
".
François Houtart

(Ponencia presentada en el I Encuentro Internacional en Homenaje al Pensamiento y Acción de Monseñor Proaño, Riobamba, 21 de octubre 2010)
-
Los indígenas y los nuevos paradigmas del desarrollo humano


Monseñor Leonidas Proaño
(tomado de Fundación Pueblo Indio del Ecuador)
Profeta de los Pobres
Obispo de los Indios
Padre de la Iglesia Latinoamericana



MONS. LEONIDAS  PROAÑO VILLALBA

Nació en San Antonio de lbarra el 29 de enero de 1910 y luego de toda una vida coherente de entrega sin reservas a la liberación de los excluidos y oprimidos, retornó al Padre Dios el 31 de agosto de 1988.
Por voluntad propia sus restos reposan en el Centro de Formación de Misioneras Indígenas en Pucahuaico.
" Para entrar en el proceso de educación liberadora es menester despojarse de todo concepto de superioridad. Se trata, en efecto, de ir juntos, de ir caminando juntos. Se trata de irnos liberando juntos. Se trata de ir creciendo juntos". Monseñor Proaño

Anecdotario: Acerca del machismo, la dirigencia y el poder


Rosa María Torres

Quito, Mayo 2003.- Pleno paro de la Unión Nacional de Educadores (UNE) y pleno proceso de negociación con el Presidente de la República, Lucio Gutiérrez, y dentro de la Comisión de Negociación (Ministros/as de Gobierno, Economía, Trabajo, Educación, y dirigencia de la UNE). El Ministro de las Platas, Mauricio Pozo, insistía en que no había dinero para incrementar ni el presupuesto de la educación ni los salarios de los maestros. Las protestas y manifestaciones de la UNE, hasta ese momento, habían ido dirigidas a quienes correspondía: el Ministerio de Economía y el Palacio de Gobierno. Yo, como Ministra, y todos nosotros, como Pachakutik, respaldábamos el justo reclamo salarial de los maestros.

No obstante, a la mañana de ese día, un contingente de maestros/as movilizado por la UNE Provincial de Pichincha llegó al Ministerio de Educación y Culturas (MEC). El Presidente de la UNE de Pichincha lideraba la marcha y el coro de consignas. El estribillo preferido, que resonó esa noche a través de todos los canales nacionales de televisión, fue:

“Ministra, cochina,
ándate a la cocina”.

A la noche, nueva reunión de la Comisión en el Palacio de Gobierno. Antes de comenzar la reunión, pedí la palabra. Les dije a los dirigentes de la UNE presentes que no estaba dispuesta a aceptar el doble juego de insultos televisados por la mañana y diálogos de negociación por la noche, que exigía de la UNE el mismo respeto que yo tengo por los maestros y sus dirigentes, además de un llamado de atención y una disculpa por el comportamiento del dirigente de la UNE Provincial. El Presidente Nacional de la UNE calló. El dirigente de la UNE Provincial enrojeció hasta las orejas. El Presidente de la República, cándidamente, preguntó:

- “¿Qué es lo que le dijo, Ministra”?

Le recité varias consignas que se habían gritado frente al Ministerio esa mañana, incluida la de “Ministra, cochina, ándate a la cocina”.

- “Es que usted ha de cocinar muy bien pues, Ministra”, acertó a comentar, jocosamente, el Presidente.

Siguieron sonoras carcajadas de los presentes, todos hombres, todos ecuatorianos, todos en posiciones de dirigencia en el país. No viene a colación relatar lo que dije y sucedió a continuación. En todo caso, la anécdota relatada es más que eso: es una estampa del machismo profundo - bravucón, desvergonzado, impune, cotidiano - que pervive en el Ecuador, desde el Palacio de Gobierno hasta el hogar más humilde, desde la dirigencia gremial hasta el aula escolar, y del cual puede llegar a hacer gala el propio Presidente de la República. ¿Qué clase de país, qué clase de educación podemos construir con esta clase de líderes, anti-ejemplo de los valores y actitudes que deben guiar hacia una sociedad democrática e igualitaria?

No basta con contar cuántas mujeres hay entre los expositores del panel, en puestos de dirección, en cargos de gobierno. El índice de equidad de género va mucho más allá de los conteos y el llenado de “cuotas” femeninas; compromete a la calidad de las relaciones entre ambos géneros, a los modos como se vive y ejerce el poder y la autoridad por parte de unos y otras, y entre ellos.

Es preciso seguir hablando, denunciando y penalizando socialmente el machismo - el burdo y explícito, el de todos los días, el que no tiene vergüenza, se disfraza de sentido común o de chiste de mal gusto - y también el solapado, el que anida entre líneas, en imágenes, giros, interrupciones aparentemente inocuas, asimetrías de todo tipo.

Es preciso seguir luchando para construir un genuino sentido de igualdad entre los géneros, una sociedad donde las mujeres seamos valoradas, bien tratadas y respetadas no por ser mujeres sino por lo que somos, sabemos y somos capaces de hacer, por ser personas, seres humanos, ciudadanas, madres o profesionales con méritos propios.

No es ésta tarea únicamente para mujeres. Es fundamental la complicidad activa y militante de los hombres. Necesitamos hombres y mujeres que se espanten y se indignen - no que se rían - frente a las estampas cotidianas del machismo naturalizado como “cultura”, que violenta no solo la dignidad humana sino el sentido común.

En este caso, no era yo - la profesional, la especialista, la Ministra - la denigrada, sino las millones de mujeres (y de hombres) que, desde tiempos inmemoriales, han hecho de la cocina a la vez un oficio y un arte, una estrategia de supervivencia y un regalo de amor a los suyos. Yo, que no sé cocinar, escribo esto no en defensa propia sino en defensa de todas las mujeres y hombres humildes cuyo oficio y cuyo arte no tolera degradaciones.

Textos relacionados:
Artículos sobre el Ecuador
Reacciona Ecuador, ¡El machismo es violencia!
Perlas Presidenciales

Carta abierta para niños y niñas que van a la escuela

UNICEF

Rosa María Torres

(Text in English: Open letter to school children)

Querido niño, querida niña:

Hay una serie de cosas que debes saber y que voy a explicarte en esta carta. Para que sepas qué es lo que debes hacer en la escuela, y qué es lo que debes pedir de ella, de tus profesores y compañeros.

Seguramente te han repetido muchas veces lo que debes hacer, es decir, tus obligaciones: portarte bien, ser respetuoso con tus profesores y con tus compañeros, cumplir con las tareas, tener tus cuadernos ordenados y al día, ser amable con todos. Esto es así y debes tratar de cumplirlo. Pero aquí va­mos a hablar ahora no de las obligaciones que ya co­noces, sino de lo que los demás deben hacer por tí. Es decir, vamos a hablar de tus derechos.

NADIE PUEDE MALTRATARTE POR SER NIÑO O NIÑA
Nadie pue­de tirarte las orejas, pegar­te o lastimarte. Nadie puede bur­lar­se de tí, humi­llarte, avergonzarte en público, mandarte a la esquina, o ser grosero contigo. Los niños deben ser bien tratados, queridos y respetados. A la escuela debes ir con­tento, tranquilo, sin miedo. Las personas más importantes de la escuela son los niños, no los adultos.

NADIE PUEDE MALTRATARTE POR SER POBRE
Ser pobre no es pecado. Es posible que también tu maestro o maestra sea pobre. En nuestro país y en el mundo, la mayoría de personas son pobres. La mayoría de los niños son pobres y la ma­yoría de pobres son ni­ños. Tú no tienes la culpa de ser pobre. Si hay tanta pobreza en el mundo, es porque hay injusticia. Es la sociedad la que está mal, no tú. Son los gobiernos, las sociedades, los ricos los que deben avergonzarse, no tú.

NADIE PUEDE MALTRATARTE POR EL COLOR DE TU PIEL
En el mundo hay diferentes nacionalidades, culturas, costumbres, lenguas, religiones, colores de piel, maneras de pensar. Ser “blanco” no significa ser mejor. En nuestros países, todos tenemos algo de mestizos, de in­dios o de negros. No hay nada de qué avergon­zarse: todos merecemos el mismo respe­to y las mismas oportunidades.

NADIE PUEDE MALTRATARTE POR SER MUJER
Los niños y las niñas, los hombres y las mujeres, tenemos las mismas ca­pacidades. No permitas que te dejen atrás, que te obliguen a con­formarte con lo mínimo, que te ofrezcan ventajas fáciles por ser niña, que te consientan y te impidan desarro­llarte por tí so­la. No dejes que te convenzan de que las mujeres son inferiores a los hombres, porque no es cierto.

NADIE PUEDE MALTRATARTE POR TENER UN DEFECTO FISICO
Tener un defecto físico no es algo terrible. No por eso eres una persona anormal. Incluso niños ciegos, sordos, mudos, o con enfermedades graves pueden aprender si se les dedica atención y amor y si se usan los métodos apropiados. Los niños que tienen algún problema, precisamente por eso deben ser tratados con considera­ciones especiales.

NADIE PUEDE MALTRATARTE POR SER DE OTRO LUGAR
Nadie debe hacerte sentir mal porque vienes de otro país, de otra ciu­dad o pueblo. Tal vez eres un poco diferente a los demás porque tienes otro idioma, otra manera de hablar, otros gustos, otras costumbres, otras i­deas. Pero ser diferente no es un problema. Todos necesi­tamos a­prender a comprender y respe­tar lo que es di­ferente a uno. No permitas que te hagan sentir extraño, raro, fuera de lugar: tie­nes los mismos derechos que to­dos los demás.

NADIE PUEDE MALTRATARTE POR PENSAR DIFERENTE 
Niños, adolescentes y jóvenes se forman sus propias opiniones, van descubriendo sus gustos, sus preferencias, sus intereses. Igual que las personas adultas, los niños tienen derecho a ser escuchados, aunque sus opiniones no coincidan con las de los adultos. Aprender a pensar, a argumentar, a discrepar, a reclamar, es parte del proceso de aprendizaje y desarrollo a que todo niño y niña tiene derecho.
 
NADIE PUEDE MALTRATARTE POR NO APRENDER RAPIDO
Cada persona aprende de manera diferente. En la escuela, hay alumnos que son "buenos" para unas materias y alumnos que son buenos para otras. Uno aprende mejor lo que le gusta. Uno aprende mejor si come bien, si duerme bien, si no está cansado, si tiene tiempo libre para jugar. Si no aprendes rápido, tal vez el pro­blema no es tuyo sino de quienes te enseñan, de lo que te enseñan y de cómo te enseñan. Nadie puede a­prender si no entiende, si no le encuentra gusto o utilidad a lo que le en­señan, si le amenazan y castigan. No aceptes que te llamen tonto, ignorante o incapaz. Si no entiendes, pre­gunta. Tienes derecho a preguntar, a que te expliquen, a que te enseñen. Para eso es la escuela. Para eso están los maestros.

Querido niño, querida niña: La escuela se hizo para que los niños estén juntos, jueguen, aprendan, se sientan felices. Si te sientes triste, si te sientes mal, es la es­cuela la que está mal, no tú.

Querido niño, querida niña: No permitas que te recuerden solamente tus obli­gaciones. Reclama por tus de­rechos. Aprende a defender tus dere­chos desde niño para que así puedas defenderlos mejor cuando seas gran­de.


* La Convención de los Derechos del Niño considera niño hasta los 18 años de edad.
** Texto publicado originalmente en Familia, Suplemento del diario El Comercio de Quito, 02/06/91. Publicado en diversos países e idiomas en boletines y revistas internacionales. Incluido en la contraportada de los libros de educación intercultural bilingüe elaborados por el gobierno boliviano y UNICEF en Bolivia (1993). Incluido en la Colección Libros del Rincón de la Secretaría de Educación Pública de México (1993), colección distribuida a todas las escuelas rurales del país. Publicado en inglés en Education News, Nº 11, UNICEF, Education Cluster, New York, 1995. Editado y distribuido como folleto por el Ministerio de Educación y Culturas en el Ecuador a propósito del lanzamiento del Código Nacional de la Niñez y la Adolescencia (2003), cuando estuve al frente de ese Ministerio. 


Para saber más
Convención sobre los Derechos del Niño


Textos relacionados en este blog
El derecho de niños y niñas a una educación básica

Children of the Basarwa ▸ Niños Basarwa
Racismo y retardo mental
Alumnos Clasificados
'Infantil' no puede ser insulto

Open letter to school children


Frato
Rosa María Torres


Dear children:

There are many things you should know about, and I am going to tell you about these things in this letter, so that you know what to do in school, and what to expect from it, from your teachers and classmates.

You have probably been told what you are supposed to do, that is, what your duties are: behave yourself, respect your teachers and classmates, do your homework, keep your notebooks tidy and up to date, come to class clean, be nice to everybody. But here we won't talk about your duties but about the things that others must do for you. We are going to talk about your rights.

NO ONE SHOULD MISTREAT YOU BECAUSE YOU ARE A CHILD
No one should pull your ears, hit you or hurt you. No one should make fun of you, put you down, embarrass you in public, tell you to stand in a corner of the classroom, or be rude to you. Children must be loved and respected. You should always go to school happy and without fear. The most important people in school are children, not adults.

NO ONE SHOULD MISTREAT YOU BECAUSE YOU ARE POOR
Being poor is not a crime ans is not your fault. Your teacher is probably poor, too. Everywhere in the world, most children are poor, and most poor people are children. If there are so many poor people, it is because there is injustice. It is our societies and our governments that are wrong, not you.

NO ONE SHOULD MISTREAT YOU BECAUSE OF YOUR COLOR
In the world there are different nationalities, cultures, languages, religions, skin colors. No race, culture or language is better than the other. No one should make you feel badly because of the color of your skin or the language you speak. We all deserve the same respect and the same opportunities.

NO ONE SHOULD MISTREAT YOU BECAUSE YOU ARE A WOMAN
Boys and girls, men and women, have the same capabilities. Don't allow anyone to ignore you and leave you behind, to force you to accept the least, to prevent you from developing all your potential, to give you false advantages because you are a girl. Don't allow anyone to make you believe that women are inferior to men, because it is not true.

NO ONE SHOULD MISTREAT YOU BECAUSE YOU HAVE A PHYSICAL
A handicap is not something terrible, and it isn't your fault to have one. Even children who are blind, deaf, mute, or who have a serious disease, can learn if they are given love and proper attention. Children with problems, precisely because they have them, must be treated in a caring, special way.

NO ONE SHOULD MISTREAT YOU BECAUSE YOU COME FROM ANOTHER PLACE
No one should make you feel bad because you come from a different country, city, or town. Maybe you have a different language, different way of speaking, different likes, customs, and ideas. But being different is not a problem. Everyone is unique, different from the rest. We all have to learn to understand and respect what is different from what we are or have.

NO ONE SHOULD MISTREAT YOU BECAUSE YOU DON'T LEARN FAST
Each child learns in a different way. Some are good at some school subjects while others are good at others. If you don't learn fast, maybe there is nothing wrong with you, but with those who teach you and with how they teach you. Nobody can learn if they do not understand what is being taught, or if they don't find it interesting or useful, or if they are constantly threatened and punished. It is difficult to learn if you are hungry, tired, have not slept well, or have no time to play. Don't allow anyone to call you dumb, ignorant, or stupid. If you don't understand something, ask. You have the right to ask questions and to demand that teachers explain to you and teach you well. That is why there are schools. That is why there are teachers.

Dear children: school was created for children to be together, to play, to learn, and to be happy. If you feel sad or uncomfortable, there is something wrong with the school, not with you.

Dear children: don't allow people to only remind you of your obligations. Stand up for your rights. Start learning to speak up for your rights now, as a child, so that you defend them better when you grow up.

* Originally published in English in: Education News, Nº 11, UNICEF, Education Cluster, New York, January 1995. Published in various countries and languages, in international bulletins and journals. Printed on the back cover of the textbooks for Bilingual Intercultural Education published by the government and UNICEF in Bolivia (1993). Also included in the Libros del Rincón Collection published by Mexico's Secretary of Public Education (SEP), and distributed to all rural schools in the country. Edited and distributed as a small booklet in Ecuador in 2003, while I was Minister of Education and Cultures. 


To know more:
Convention of the Rights of the Child (UNICEF)


Related texts:
Rosa María Torres, Children's right to basic education
Rosa María Torres, Children of the Basarwa ▸ Niños Basarwa
Rosa María Torres, Child learning and adult learning revisited

La importancia de lo escrito (O por qué Colón pasó a la historia)

Rosa María Torres
  



Hay quienes, en la misma España, discuten la gloria de Colón como "el descubridor" de América. Concretamente, los habitantes de Palos, el pequeño puerto de donde zarparan las tres carabelas y a cuya entrada puede leerse el cartel de "Cuna del Descubrimiento de América", celebran cada año su propia conmemoración del hecho rindiendo homenaje a Martín Alonso Pinzón, hijo predilecto de Palos y capitán de La Pinta, como "el verdadero descubridor" o como el "co-descubridor" de América. A los ojos de los Paleños, Cristóbal Colón, el Gran Descubridor, es el Gran Usurpador. Un interesante reportaje del periodista Robert Draper, en un recorrido por Palos a propósito del V Centenario, nos revelaba las peculiaridades de esta historia.   
     
Sabido es que la expedición salió con tres carabelas y que cada una de ellas tuvo su propio capitán. Si bien Colón fue quien organizó la expedición y consiguió la ayuda y la venia de los reyes de España, todos coinciden en que la expedición no habría sido posible sin el apoyo que brindaron a ella los hermanos Pinzón y, en particular, Martín Alonso Pinzón. Fue él quien, gracias a su popularidad en el puerto y a su fama como navegante, consiguió convencer a los hombres para que se unieran a la tripulación, cuando Colón, extranjero y desconocido, en un intento desesperado, había ya empezado a buscar en las cárceles presidiarios para que le acompañaran. 

El hermano de Martín Alonso, Vicente Yánez Pinzón, fue el capitán de La Niña. Otros dos Pinzones, Francisco y Diego, fueron también parte de la expedición. Este último, incluso, acompañó a Colón en su segundo viaje. La familia Niño, conocida y respetada en la región por su pericia marinera, fue la que suplió la carabela La Niña, el capitán de ésta y el piloto de la Santa María.    
     
La Pinta, comandada por Martín Alonso Pinzón, fue -a decir de los Paleños- la primera que divisó la nueva tierra. Desobedeciendo las órdenes de Colón, La Pinta tomó su propio rumbo, siendo la primera en descubrir el oro y en obtenerlo de los indígenas a cambio de baratijas. La Pinta fue, más aún, la primera en retornar a España. Leal a Colón, no obstante, la Reina Isabel se negó a recibir a Pinzón en audiencia y decidió esperar a que fuera el propio Colón quien, a su retorno, le transmitiera las buenas nuevas. Humillado, sin fama, sin gloria y sin fortuna, Martín Alonso Pinzón regresaba a Palos y moría poco después.          
 
La historia y los historiadores han ubicado a Cristóbal Colón en el centro de la hazaña. Sus compañeros de viaje, incluidos los capitanes de las otras dos carabelas, apenas si aparecen mencionados como tales: como acompañantes. ¿Por qué fue Colón el único que se llevó la gloria?.        
 
Colón fue el único que llevó un diario de campo durante el viaje. Consciente de la trascendencia de la expedición y consciente de la historia, Colón fue el único que entendió la importancia de lo escrito. 

Textos relacionados:
Rosa María Torres, ¡Nos descubrieron! 
Rosa María Torres, El "Descubrimiento de América" (comprensión lectora)

El "Descubrimiento de América" (comprensión lectora)


 

Rosa María Torres

- "¡Tierra! ¡Tierra! ¡Tierraaa!"... gritó Rodrigo de Triana, desde el palo mayor de La Pinta. 
- "!Tierra a la vistaaa!" repitieron los demás tripulantes de las carabelas. Querían lanzarse a las aguas del Océano Atlántico. Querían correr, llegar, llorar... Era tanta la alegría que sentían.
- "!Tierra! la tierra de mis sueños!", dijo Cristóbal Colón. Tenía los ojos llenos de lágrimas. De sus labios no salía una sola palabra. Su corazón latía fuertemente. Sentíase feliz. ¡Había descubierto el Nuevo Mundo!
Al llegar a tierra, Colón se puso de rodillas. Besó el suelo. Plantó una cruz. Y, juntando sus manos al pecho, dirigió una oración a Dios, en acción de gracias.
Amanecía el 12 de Octubre de 1492. En esa fecha el Almirante Colón dio un Nuevo Mundo a España. Y se lo ofreció a la Reina Isabel La Católica, quien le había prestado enorme ayuda. Hasta empeñó sus joyas. Con el dinero que reunió, compró tres embarcaciones: La Pinta, La Niña y la Santa María. Salieron del Puerto de Palos de Moguer el 3 de Agosto de 1492. Y el descubrimiento se dio al cabo de dos meses y unos días.
(En: Libro de texto "Terruño", Tercer Grado, Ecuador).

Comprensión de lectura

1. ¿Quién gritó  ¡Tierra! ¡Tierra! ¡Tierraaa! ?
2.  ¿Qué dijo Cristóbal Colón al ver tierra?
3.  ¿Cómo estaban los ojos de Colón?
4. ¿Como se sentía Colón de ánimo?
5.  ¿Qué es lo que había descubierto Colón?
6. ¿Qué fue lo primero que hizo Colón al tocar tierra?
7.  ¿Qué fue lo que hizo en segundo lugar?
8.  ¿Para qué usó sus manos?
10. ¿En qué fecha salieron los navegantes?
11. ¿Cuántas embarcaciones salieron?
12. ¿Con qué dinero se compró las embarcaciones?
13. El descubrimiento de América fue 
     a. el 14 de Octubre de 1292      
     b. el 19 de Octubre de 1422      
     c. el 12 de Octubre de 1492
14. Colón descubrió América 
     a. al mediodía
     b. al amanecer
     c. a media tarde
15. Los tripulantes querían lanzarse a las aguas del
     a. Océano Atlántico        
     b. Océano Pacífico          
     c. Océano Indico
16. Los tripulantes querían
     a. llegar, correr, llorar  
     b. correr, llegar, llorar      
     c. llorar, llegar, correr
17. Rodrigo de Triana gritó desde  
     a. el palo mayor    
     b. el palo menor     
     c. un palo
18. El corazón de Colón latía
     a. aceleradamente    
     b. fuertemente  
     c. esporádicamente
19. Colón plantó en el suelo       
     a. una cruz      
     b. sus rodillas      
     c. el palo mayor
20. La Reina se llamaba       
     a. La Niña
     b. Isabel       
     c. Santa María
21. La Reina empeñó
     a. sus muebles      
     b. sus vestidos        
     c. sus joyas
22. La Reina le prestó a Colón
     a. joyas       
     b. ayuda        
     c. una cruz
23. Colón descubrió América después de  
     a. dos meses
     b. dos meses y días     
     c. dos meses y medio
24. Colón dio un Nuevo Mundo a       
     a. la Reina       
     b. América
     c. España
25. Una de las embarcaciones se llamaba    
     a.  La Santa Niña
     b. La Santa Pinta
     c. La Santa María
26. Colón era         
     a. Almirante        
     b. Contralmirante          
     c. Tripulante
27. Colón dirigió una oración a Dios poniendo las manos en 
      a. el pecho          
      b. el suelo           
      c. la cruz
28. Al llegar a tierra, Colón pisó
     a. la cruz       
     b. el suelo      
     c. La Niña

¿Respondió bien su hijo o hija a todas las preguntas? ¡Felicitaciones!. Sabe todo acerca del "Descubrimiento de América". Todo lo que hay que saber para seguir ignorando...

NOTA: El texto corresponde estrictamente al texto escolar ecuatoriano citado. El cuestionario de "comprensión lectora" es una sátira, un remedo de lo que suelen ser las malas pruebas escolares, y me corresponde enteramente a mí.

Textos relacionados:
Rosa María Torres, ¡Nos descubrieron!
Rosa María Torres, La importancia de lo escrito (O por qué Colón pasó a la historia)
Rosa María Torres, América para los americanos
Rosa María Torres, Somos América Latina ▸ We are Latin America

There is no 'education for the 21st century'

TheJournal.com



Rosa María Torres
















Everyone talks about 'EDUCATION FOR THE 21ST CENTURY':
- 21st century knowledge
- 21st century competencies
- 21st century values
- 21st century students
- 21st century educators
- 21st century schools
- 21st century classrooms ...

Strictly speaking, however, there is no 'EDUCATION FOR THE 21ST CENTURY'.

The century is just beginning

We can hardly visualize one or two decades ahead, at a high risk of failed predictions. Who can really tell what the world will be like in 2050? Nobody can anticipate what can happen in 100 years, and in this century in particular, characterized as one of "rapid changes" and of major crises and catastrophes.

What '21st century'? - The 21st century does not look the same for everyone
 
Millions of people throughout the world continue to live without food, running water, toilets, electricity, decent work and housing, transportation, reading and writing, good education opportunities, basic services and basic citizenship rights. Inequalities - within each country, between countries, between the global North and the global South - tend to become structural: extreme poverty and extreme wealth, hyper-consumption for some and misery for many, overinformation on one side and zero information on the other, the illiterate and the overqualified, the connected and the unconnected.

The Internet - which so many in the 'developed world' seem to take for granted at this point - is still absent from the daily experience of the majority of the world population. Despite its rapid expansion, only 40% of the population have access to the Internet.

Evidently, life in the 21st century looks very different for those living with less than 1 o 2 dollars a day (the millions defined as living in extreme poverty) and for those organizing or participating in the Information Society, the Knowledge Society, the Consumption Society, the Abundance Society.  

What education? 

There is no EDUCATION in singular, as a universal fact. There are diverse EDUCATIONs, of diverse natures, purposes and qualities, because realities, cultures, ideologies, aspirations and needs of concrete social sectors and groups are highly diverse.

Learning takes place under specific conditions and is embedded within specific cultures.

Internet-based education and learning continues to be a reality for a minority. Getting a few computers in schools does not guarantee access to the Internet and minimum conditions for teaching and learning.

Only the ignorant or short-sigthted can imagine homogeneous realities and one-size-fits-all education formulas working for all.  

Education for the 21st century?

Rather than education or learning for the 21st century, what we see is education and learning in the 21st century. Education and learning that are placed historically in this century and that do not necessarily respond to the '21st century' prototype and related "21st century learning needs" conceived by the 'developed world'. 

Whenever somebody speaks to you about 'education for the 21st century', ask them what exactly they are talking about: who, what, where, when, what for.

Related texts in this blog (in English)

» Basic Learning Needs: Different Frameworks


No existe "la educación del siglo 21"


Rosa María Torres



Salvador Dalí

Todos hablan de LA EDUCACION DEL SIGLO 21:
- los saberes necesarios en el siglo 21
- las competencias del siglo 21
- los valores del siglo 21
- el alumno del siglo 21
- el educador del siglo 21
- la escuela del siglo 21
- el aula del siglo 21...

Estrictamente, sin embargo, no existe 'LA EDUCACION DEL SIGLO 21'
.


 ▸ Estamos a inicios de siglo

Apenas si podemos visualizar una o dos décadas por delante, y con grandes posibilidades de error. ¿Quién puede decir lo que nos depara el año 2050? Nadie puede anticipar el decurso de los 100 años que componen un siglo, y el de éste concretamente, el de los "cambios acelerados", las grandes crisis y catástrofes.


 ▸ ¿Cuál siglo 21?

El "siglo 21" no es el mismo para todos. Millones de personas en el mundo viven en siglos anteriores, sin disfrutar muchos de los avances de la modernidad, sin alimentación adecuada, agua potable, letrinas, energía eléctrica, trabajo y vivienda dignos, transporte, lectura y escritura, buena educación, acceso a servicios y a derechos ciudadanos básicos. Las desigualdades - dentro de cada país, entre países, entre el Norte y el Sur - tienden a perpetuarse antes que a reducirse: pobreza y riqueza extremas, hiperconsumo por un lado y hambruna por el otro, sobreinformación para unos y cero información para otros, analfabetos y sobrecalificados, conectados y desconectados.

Como es evidente, no viven de igual modo "el siglo 21" quienes sobreviven con menos de uno o dos dólares diarios (los millones definidos como viviendo en "pobreza extrema") y quienes hacen parte de la Sociedad de la Información, la Sociedad del Consumo, la Sociedad del Despilfarro, la Sociedad de la Abundancia.

 ▸ ¿Cuál educación?

No existe LA EDUCACION en singular, como hecho universal. Existen LAS EDUCACIONES, diversas como son las realidades, las culturas, las ideologías, las aspiraciones de sectores y grupos humanos concretos. Los aprendizajes se dan en condiciones específicas y están atravesados por culturas también específicas. Solo necios o ignorantes pueden imaginar realidades homogéneas y fórmulas iguales para todos.

¿Educación del siglo 21? 

Antes que educación y aprendizajes del siglo 21, lo que tenemos es educación y aprendizajes en el siglo 21. Educación y aprendizajes históricamente situados en este siglo, pero que no necesariamente responden al prototipo de "siglo 21" y sus correspondientes "necesidades de aprendizaje para el siglo 21" definidos como tales por los países del Norte.

Cuando alguien le hable de "la educación del siglo 21", pregúntele, en fin, de qué está hablando exactamente: quiénes, qué, para qué, dónde, cuándo.




Participación social en educación y observatorios ciudadanos

Rosa María Torres


Conferencia magistral  

Foro "La participación social en educación"


Observatorio Ciudadano de la Educación (OCE) /
Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación (IISUE)-UNAM
México D.F., 3 agosto 2010 


Rosa María Torres del Castillo

No acostumbro leer textos, pero esta es una ocasión especial y he preferido confiar en la palabra escrita, que tiene el poder de decir, conservar y perdurar. 

Me siento contenta y honrada con esta invitación y son varias las razones. Este foro se realiza en México, país al que me unen lazos familiares, de estudio y profesionales. Lo organizan dos instituciones muy prestigiosas de este país. A una de ellas, el Observatorio Ciudadano de la Educación (OCE), fundado por Pablo Latapí, me une una historia de colaboración y un largo sentimiento de admiración, que he plasmado en muchos escritos. Este foro convoca a la Cátedra Pablo Latapí Sarre, como una prolongación de su vida y de su obra, a la que tantos educadores debemos tanto.

Dos grandes Pablos latinoamericanos – Freire y Latapí - han marcado a varias generaciones de educadores e investigadores. Sin serlo formalmente, ambos fueron mis maestros, inspirándome con sus ideas y su ejemplo consecuente y militante. Con ambos entré en contacto a través de sus escritos sobre educación de adultos y educación no-formal, que es por donde yo también le tomé cariño a la educación y en donde encontré un lugar para hacer militancia social. Todos nosotros fuimos avanzando hacia nuevas y más amplias comprensiones de lo educativo, que hoy confluyen, para mí, en el Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida.

Con Latapí compartí la redacción del Pronunciamiento Latinoamericano por una Educación para Todos, que preparamos en ocasión del Foro Mundial de Educación en Dakar, en abril 2000. Una iniciativa pionera en esta región, que dio lugar a una comunidad virtual, Comunidad Educativa, que modero desde 2002, la cual tendrá un encuentro presencial en Buenos Aires el 8-11 septiembre y que hemos decidido dedicar a la memoria de Pablo.

El tema de este foro, sobre el cual OCE me ha pedido hablar – la participación social en educación y el papel de los observatorios – es fundamental. Vengo estudiando y escribiendo al respecto desde que trabajé en la Revolución Sandinista, en la Nicaragua de los 80s, y en sucesivos momentos, caminando con los nuevos escenarios y avanzando sobre mis propios aprendizajes.

Las reflexiones que siguen se enmarcan en este ahora, este siglo 21 que apenas empieza, rebosante de viejos y nuevos problemas, y aún lidiando con una educación que, en muchos aspectos, corresponde no al siglo anterior sino a siglos anteriores. Me escucharán mencionar a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) pues el mundo virtual no es ya un mundo aparte sino elemento constitutivo del mundo real, un campo más de observación, análisis, uso, aprendizaje, disputa y formación de opinión pública para la participación social en educación. 

 
Participación en educación: discursos y prácticas 

Hablar de participación en educación se ha vuelto trivial. Como hablar de calidad. Ambas dejaron de ser banderas progresistas o incluso innovadoras en el campo educativo. Los discursos de la participación y de la calidad se han “democratizado” al punto de incluirnos a todos, incluso al empresariado privado y a los organismos financieros internacionales, quienes han contribuido a popularizarlos y al mismo tiempo a elitizarlos y  tecnocratizarlos. El Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) han venido promoviendo activamente y financiando con préstamos y asesoría el “mejoramiento de la calidad de la educación”, el “fortalecimiento de la sociedad civil”, la “incidencia en educación”, etc.  

Desde posturas progresistas y emancipatorias - la Educación Popular, las pedagogías críticas, el constructivismo, etc. - venimos defendiendo y trabajando hace varias décadas para la participación en educación, no para la “eficiencia social” sino para la transformación social, entendiéndola como derecho, empoderamiento, construcción de ciudadanía activa.

Hay mucho escrito y propuesto al respecto en esta región, para la educación formal y para la no formal. No obstante, persisten grandes vacíos, en los planteamientos y en la práctica, como lo señala OCE para el caso de México pero que de hecho caracterizan a toda la región.  

Hace falta una renovación de fondo, la que exigen las tozudas realidades de nuestros países, las nuevas oportunidades y contradicciones, la presencia ya irreversible de las modernas tecnologías, los muchos fracasos acumulados, los avances y redefiniciones del conocimiento en los campos que atraviesan a la participación y a la educación. Aunque quizás con nuevos ropajes, gobiernos y sociedades siguen en gran medida replicando premisas y mecanismos de una época anterior. La inercia, la inacción, o, peor aún, la acción inconsecuente, carcomen nuestras frágiles democracias, nuestras débiles ciudadanías y nuestros cuestionados sistemas educativos.

Sabemos y hemos reiterado que la participación es esencial por diversas razones y fuimos apoyando tal afirmación en la cada vez más demandada “evidencia” basada en estudios y casos.

Dijimos:

- Que no se trata sólo de más sino de más-y-mejor y, consecuentemente, de “calificar” la participación social y volverla participación ciudadana en ese proceso.

- Que participar en educación es asunto de todos - alumnos, docentes, padres de familia- y no solo de la “comunidad educativa” sino de la ciudadanía en general.

- Que no basta con participación dentro del aula, la escuela, el sistema escolar, pues lo educativo trasciende a lo escolar.

- Que todos somos sujetos de derecho en educación y, por ende, interlocutores válidos en la definición de las políticas – la educativa y las demás que inciden sobre las condiciones de enseñanza y aprendizaje.

- Que no se trata de participar a nivel local solamente sino en las decisiones que se toman a todos los niveles, incluidas las de escala nacional, regional y mundial.
- Que se trata no solo de instaurar procesos participativos sino de promover una cultura participativa.

Esto y mucho más sabemos producto de la investigación y la experiencia acumulada.
No obstante, saberlo, decirlo e intentar llevarlo a la práctica no han sido hasta hoy suficientes para modificar sustancialmente modos de pensar y de hacer. Es evidente que algo viene fallando tanto por parte de quienes conceden participación como de quienes están llamados a reclamarla no como dádiva sino como derecho ciudadano.

Si usáramos los viejos esquemas binarios de “Logros y Dificultades” de los 70s-80s, podríamos colocar varios ítems en la lista de Logros.

- La participación (social/ciudadana/popular) en educación está instalada, incluso constitucional y legalmente, en varios países, con mecanismos y organismos institucionalizados para el efecto.
- En la mayoría de países contamos hoy con leyes que obligan a los Estados a la rendición de cuentas, la transparencia, el acceso a la información, la participación ciudadana, el control social.
- Las consultas en torno a la educación han pasado a integrarse como componente de muchas políticas y leyes (con eventos nacionales como el Debate Educativo en Uruguay o la aprobación en el Ecuador de un Plan Decenal de Educación mediante votación universal, ambos en 2006, para mencionar dos ejemplos de los últimos años). (1)

- Por su parte, pueblos y organizaciones
indígenas han empezado a reclamar el derecho a ser consultados en asuntos que atañen a su identidad, sus culturas, sus condiciones de vida, incluido el ecosistema.
- En los bancos de “buenas prácticas” que han venido armando organismos internacionales, gobiernos y organizaciones de la sociedad civil pueden encontrarse algunas que son efectivamente tales, y que destacan justamente su componente participativo.
- Todo esto y más, con el trasfondo de un desarrollo tecnológico que ha facilitado y horizontalizado estos procesos, borrando papeleos y jaqueando jerarquías, con ayuda de unas TICs que no son solo herramientas de información y comunicación sino herramientas de expresión, participación, consulta, debate, articulación, creación, investigación, aprendizaje… 
 En la columna de “Dificultades” necesitaríamos hacer espacio para un largo listado de “peros”…
- La gran brecha entre lo prescrito y lo actuado, entre políticas y realizaciones, entre las leyes y su aplicación.
- La persistencia de concepciones estrechas de participación (centrada en aspectos instrumentales), de sociedad civil (reducida a menudo a ONGs) y de educación (entendida como educación escolar). (2)
- La continuada visión de las políticas educativas como algo que se piensa y define “desde arriba y desde afuera” (de la escuela, del sistema escolar, incluso del país) y que se “baja” para que otros las ejecuten.
- La imposición a sangre y fuego, en muchos países, de la evaluación docente, aderezada con el pago por desempeño y por mérito, y la retórica de la “valorización” y la “profesionalización” docentes.
- El mal sabor que vienen dejando muchas experiencias de consulta, atropellando tiempos y condiciones fundamentales para llamarse tales.
- La fragilidad de pactos y alianzas en favor de la educación.
- El debilitamiento de sindicatos y organizaciones de la sociedad civil.
- La burocratización e inoperancia, en muchos casos, de instancias de participación oficiales creadas y reguladas desde el propio Estado.
- El continuado relegamiento de alumnos y padres de familia como actores centrales del hecho y del cambio educativos, y como sujetos de consulta y participación.
- La desatención a la educación jóvenes y adultos, con esquemas que incluso nos retrotraen a épocas que considerábamos superadas en términos ideológicos y pedagógicos.
- La falta de seguimiento de iniciativas, a menudo congeladas como “proyectos” o “experiencias” que no trascienden ni en el espacio ni en el tiempo.
- La falta de políticas integrales y consistentes de democratización de las TICs, más allá del equipamiento y el acceso a secas, y la ausencia de información y debate públicos al respecto.
- Los dilemas y problemas de la participación que se replican en los nuevos espacios virtuales…
- Etcétera, etcétera.
Seguir leyendo la conferencia completa aquí

(1) Rosa María Torres, “Participación ciudadana en educación: Una mirada amplia y 20 experiencias de América Latina”. Documento presentado en la II Reunión de Ministros de Educación en el marco del Consejo Interamericano para el Desarrollo Integral –CIDI, organizada por la Unidad de Desarrollo Social y Educación (UDSE) de la Organización de Estados Americanos (OEA) (Punta del Este, Uruguay, 24-25 Septiembre, 2001). 

(2) El Debate Educativo uruguayo, convocado por el Gobierno, la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) y la Universidad de la República, y coordinado por  la Comisión Organizadora del Debate Educativo (CODE), es una de las experiencias más prolongadas y sólidas de este tipo en la región. Ver http://www.debateducativo.edu.uy/ El proceso ecuatoriano tuvo otro carácter, resultando en una consulta formal. Ver: Rosa María Torres, “Por qué voté en blanco por el Plan Decenal de Educación en la Consulta Popular”, Quito, 15 dic. 2006 


Textos relacionados en este blog
Rosa María Torres, Incidir en la educación
Rosa María Torres, 12 tesis para el cambio educativo


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...